top of page

¿Por qué sentimos frío cuando comenzamos a desintoxicar y/o practicar higienismo?

Desintoxicarse no es un camino fácil sino más bien una aventura viva, un proceso de autoconocimiento y reconexión contigo mismo.



Cuando empezamos a cambiar nuestra alimentación tradicional de comida cocida y procesada, a frutas y vegetales crudos, comenzamos a experimentar sensaciones nuevas que antes jamás sentimos. Como por ejemplo sentimos el movimiento de nuestros intestinos al ingerir alimentos, y sabemos de inmediato si lo que ingresamos a nuestro cuerpo, este lo recibió bien o no. Sentimos como nuestra energía fluye de manera fácil y generosa para todas las actividades diarias que debemos realizar, y cuando nos vienen ganas de dormir, caemos inevitablemente a un sueño profundo y reparador.

Si has llegado a sentir esto: ¡Aleluya!

Porque por primera vez estás sintiendo y escuchando tu cuerpo; primer síntoma de que estas recuperando tu salud. Desintoxicarse no es un camino fácil sino más bien una aventura viva.


El frío es uno de los síntomas más molestos y frecuentes, que presentan las personas durante la desintoxicación.

Pero, ¿Por qué se produce de manera tan intensa entonces?


Esto ocurre por la sencilla razón que durante este período, la circulación sanguínea asume como prioridad, irrigar todos los órganos vitales internos en donde hay más urgencia de realizar una limpieza, y sacarnos rápidamente de la zona de peligro, que pone en riesgo nuestra vida.


Entre ellos, corazón, pulmones, hígado, y además los orgános emuntorios como intestinos y riñones, que si existe daño en alguno de ellos, el organismo hará hasta lo imposible por repararlos lo antes que pueda. Para llevar a cabo esta tarea entonces, nuestro sabio cuerpo, deja un poco de lado la periferia o tejidos más superficiales, que sí pueden esperar.

Lo cierto es que esta sensación de frío es incómoda y aveces desagradable, pero debemos entender que solo es temporal, y ser pacientes mientras los órganos mas vitales son limpiados y recuperan su funcionamiento natural. Recuerde además, son 100.000 kms de venas y arterias, imprescindibles para la vida, que deben ser limpiadas de densidades y obstrucciones, que no permiten una circulación fluida y óptima.

En 6 meses a 1 año más menos, esta sensación de frío comienza a bajar.

Mientras tanto lo más efectivo para combatirlo es el movimiento, infusiones de hierbas, y el ejercicio físico, que estimulará el calor hacia las zonas más periféricas como las extremidades.

¡Camine, trote, baile, nade, ría!

Evite en general las calefacciones que no son buenas para el sistema respiratorio.


Luego empezará a amar los días de frío, y a su vez el calor se le hará mucho más tolerable.

Si realiza un higienismo sostenido y consciente, con el tiempo la capacidad adaptativa del cuerpo a la temperatura, se hará mucho más eficiente debido al optimo funcionamiento de nuestras hormonas tiroideas, y ya no sentirá ese frío que lo inmoviliza.

Comments


bottom of page